Publicidad:
La Coctelera

Mi experiencia en el Camino de Santiago

  Al emprender nuestro viaje para hacer el Camino de Santiago no sabía qué esperar. Siempre me ha gustado mucho caminar, hacer senderismo, estar fuera, etc. También me encanta todo tipo de historia, así que un viaje así me parecía perfecto. Antes de irnos, me acuerdo que tenía miedo que lloviera todo el rato, y al final, no llovió, pero sí que ¡nevó un poco! 

Empezamos nuestro viaje en Santo Domingo de la Calzada, del cual recibimos información de Lena y también de Raquel porque ella había hecho su tra bajo de "los personajes del Camino de Santiago" sobre Santo Domingo de la Calzada. Donde nos quedamos la primera noche era un hotel que era parte de un monasterio que era muy cómodo y limpio y que, creo, a todos nos gustó mucho. Esa noche sirvió de escenario para pensar en el camino que tenía por delante, adivinando cómo iba a ser nuestra experiencia, qué ibamos a encontrar, etc. El primer día, después de recibir el primer sello, pasamos por la catedral de Santo Domingo de la Calzada donde vimos arte y nos cantó el gallo (no hablemos que estaba gritando por el hombre que le llevaba la comida). Era un lugar lleno de historia del Camino de Santiago y me gustó mucho.

 Desde allí, empezamos nuestro camino, y casi nos perdimos intentando salir de la ciudad, pero vimos el puente y logramos emprender nuestra peregrinación. Al principio todos estabamos más o menos juntos, pero poco a poco fuimos alejándonos, de forma que Raquel y yo (las Raqueles) fuimos juntas. No había casi nadie en el Camino, así que te hace pensar de la vida y cosas "profundas" digamos. Hablamos de nuestra espiritualidad y los peregrinos de las épocas anteriores del Camino de Santiago. Tuvimos bastante tiempo para hablar, de modo que, siento que llegamos a conocernos muy bien, y que, sin esta experiencia, no hubiera sido posible. Al acabar el primer día, llegando a Belorado, hacía mucho tiempo que no habíamos visto a nadie, pero suponíamos que los chicos ya estaban esperando allí. Al llegar llamamos y nos enteramos que éramos las primeras. Sabíamos que no era una competencia, sin embargo, sentía bien saber que habíamos podido mantener un ritmo para llegar en tan poco tiempo.

 Al día siguiente, hizo mucho más frío y ¡el barro! Ay, el barro. Pues eran las dificultades con que nos encontramos durante ese día. Sin embargo, al llegar a San Juan de Ortega, me hizo sentir más orgullosa, por saber los desafíos por los cuales que tuvimos que pasar para llegar. La noche en el albergue fue muy interesante. Casi todos los peregrinos del albergue de la noche anterior estuvieron en ese albergue, así que todos hablamos con todos, tomando copas y tapas, charlando de nuestras experiencias en el Camino de Santiago y en la vida. Al dormir, pasamos un poco de frío, para decirlo así.

 Al salir de San Juan de Ortega, me daba algo no seguir en el Camino. Quería seguir, dejar todo, y llegar a Santiago. Sin embargo, hay que ser responsable y terminar los estudios. Ese día me prometí que volvería a hacer el Camino de Santiago de verdad. Al llegar a casa esa noche, llamé a mi novio y le conté de todo de mi experiencia y le hablé de que quería haver el Camino con él el año que viene cuando tengamos el tiempo suficiente para hacerlo.

 Mi experiencia en el Camino de Santiago fue muy agradable y aprendí mucho, del Camino y de mí misma. Ese viaje me ha dejado el deseo de hacerlo de verdad, y lo haré. Creo que la experiencia del Camino de Santiago, sea de un par de días o mucho más, siempre forma parte de tu vida y te cambia de alguna manera.

 

El peregrino y los símbolos del Camino de Santiago

    A lo largo de los primeros siglos de la peregrinación a Santiago de Compostela, los símbolos del peregrino eran constantes. Para poder reconocerlos, los peregrinos llevaban un hábito de peregrino[1], que simboliza su viaje que rechaza lo material y busca lo espiritual. Este hábito del peregrino, que sigue igual durante muchos siglos consiste en los elementos simbólicos como: "La "alforja" o saco estrecho[2], de piel de animal, abierto siempre, tanto para dar como para recibir; el báculo[3], que además de defensa, simboliza la fe en la trinidad divina, y la vieira cosida[4] sobre el vestido...son el testimonio de que se está cumpliendo la peregrinación"[5]. Además de estas prendas, llevan:

          un gran sombrero de ala ancha para protegerse del sol y la lluvia; un manteo...o  abrigo pardo de lana,    para defenderse del frío; un calzado fuerte, si es posible   botas de piel vuelto de ciervo, para caminar cientos de leguas...Lleva colgando la calabaza, llena de agua de alguna fuente, o mejor en algún mesón de vino.[6]

 Hoy en día en el Camino de Santiago se siguen viendo unos símbolos de los comienzos de la peregrinación jacobea. La alforja se ha cambiado por la mochila de senderismo, que a lo mejor es más práctica. Asimismo, quizá el concepto del sombrero es más amplio en el Camino hoy en día con la gran selección que encontramos en nuestro mundo moderno. Sin embargo, el báculo, la concha y la calabaza son elementos que seguimos viendo en el Camino de Santiago. A diferencia de los tiempos pasados, hoy en día no hay muchos que hacen el Camino al regreso, es decir, al llegar a Santiago de Compostela, los peregrinos usan otras formas de transportación para llegar a casa (coche, tren, avión, autobús, etc.). Por esto, la concha no es un símbolo de haber llegado a Santiago de Compostela y estar de vuelta, sino que se ha convertido en un símbolo de estar haciendo la peregrinación jacobea. También se ve la calabaza mucho en el Camino, pero no se usa para beber (ya tenemos botellas para eso), sino más para llevar un símbolo tradicional de la peregrinación jacobea.

Después de estudiar sobre el peregrino de ayer y ver estos símbolos en el Camino de Santiago hoy en día, me parece muy bonito que encontremos estos símbolos tradicionales, que de su propia manera, hacen que la historia del Camino de Santiago siga viva. Ya sabemos que la concha es el símbolo del Camino y se usa hasta en los letreros para guiar los peregrinos a Santiago de Compostela hoy en día. No creo que vaya a poder ver una concha de esa forma jamás en mi vida sin pensar en el Camino de Santiago.

 

 

 


 

[2] Se usa para llevar los alimentos, algo de ropa y los pasaportes.

[3] báculo.(Del lat. bacŭlum).1. m. Palo o cayado que llevan en la mano para sostenerse quienes están débiles o viejos. La vigésima segunda edición del Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española. Edición electrónica. versión 1.0: 2003. Era una gruesa garrota de dos metros de altura, con un pomo en la parte superior, para apoyarse, y una afilada punta de hierro abajo, utilizada a veces para repelar los ataques de los lobos. Agromayor, Luis. El Camino de Santiago: de los pirineos a finisterre. Madrid: 1999. p.17

[4] Al regreso del viaje, las conchas veneras de las rías adornaban los sombreros, los zurrones y el traje. Era una especie de certificado de que se había llegado hasta el final. Por esto, a los peregrinos de Santiago se les denominada concheiros. Agromayor, Luis. El Camino de Santiago: de los pirineos a finisterre. Madrid: 1999. p.17

[5] Santiago-Ortero destaca que el peregrino que va a Santiago de Compostela, es el peregrino por excelencia. "Discurso de apertura". El Camino de Santiago, la hospitalidad monástica y las peregrinaciones. España; Junta de Castilla y León y Junta, Consejería de Educación y Cultura. 1992. p.13

[6] Agromayor, Luis. El Camino de Santiago: de los pirineos a finisterre. Madrid: 1999. p.17

 

 

La lectura de textos históricos que tienen que ver con el Camino

 

Para mejor entender la historia del Camino de Santiago y los peregrinos y otros personajes que lo han vivido, leer textos como Liber Sancti Iacobi y la Historia Compostelana es muy útil. Sin embargo, como lectores del siglo XXI, resulta difícil esta lectura por nuestra perspectiva del mundo. Podemos caer en la tentación de juzgar los acontecimientos de textos como éstos según esta perspectiva, lo cual resultaría en una lectura equivocada.

 Durante mis investigaciones leí partes del Liber Sancti Iacobi y me pareció muy interesante. A veces se igualan Liber Sancti Iacobi  y el Códice Calixtino, y yo realmente, tuve que investigar un poco para que me quedara clara la diferencia. Así que, "el Liber Sancti Iacobi representa el contenido del libro, del cual se gestaron varios manuscritos, el más notable de los cuales es el Codex Calixtinus (Códice Calixtino) custodiado en la catedral de Santiago de Compostela."

 Como hemos dicho muchas veces en clase, para nosotros como personas del siglo XXI, es muy difícil de entender la mentalidad de las personas del siglo XII. Cuando leía los milagros y los consejos que hay en los libros de Liber Sancti Iacobi, al principio me resultaron divertidos y no muy creibles. Pero, al reflexionar de nuevo, hice una nueva lectura teniendo en cuenta el mundo teocéntrico en el que vivían las personas que leían o escuchaban estas historias. Me parece que estos cuentos de los milagros de Santiago ayudaron mucho a fomentar la fe y devoción jacobeas y promover la peregrinación a Santiago de Compostela.  No puedo decir que entiendo perfectamente cómo era vivir en la Edad Media y cómo pensaron estos cristianos con una fe tan fuerte y una devoción tan profunda. Pero, sí puedo intentar y así lo hago al leer este tipo de texto.

Lo mismo pasó al leer los milagros del texto de la Historia Compostelana (de la vida del primer arzobispo de Santiago de Compostela: don Diego Gelmírez). Pensaba ¿cómo es que la gente creía esto? Lo importante es reconocer que nosotros y las personas de la Edad Media somo de otros mundos. La religión es la vida de las personas durante estas épocas y los milagros son una verdad en sus vidas.

Depués de leer estos textos he aprendido que no podemos juzgar lo que leemos según nuestro filtro moderno del siglo XXI, sino que hay que entender muy bien la situación histórica e intentar leer y entender los textos desde ese punto de vista.

 

 Díaz y Díaz, Manuel C. "I. Prolegomenos B. "El ‘Liber sancti Iacobi'". El Códice Calixtino de la Catedral de Santiago: Estudio codicológico y de contenido. Burgos 1988.

Imagen del Códice Calixtino: http://mx.kalipedia.com/kalipediamedia/artes/media/200708/22/musica/20070822klpartmsc_33.Ies.SCO.jpg

"Ultrella"

 Al empezar a investigar el significado de "ultrella" para saber por qué es importante este término en el Camino de Santiago, me encontré con bitácoras "middleburianas" de clases del Camino de años anteriores, lo cual me pareció muy interesante. Después de leer los comentarios de ellos y hacer mis propias búsquedas, creo que entiendo qué significa "ultrella". El sitio web de "la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid" también me ayudó mucho a entender el origen de este término y qué valor tiene. Este término se emplea, y se empleaba, para saludarse los peregrinos en el Camino de Santiago. "Ultrella", o "ultreia", viene del latín "ultra" y "eia" que significan "más" "allá", respectivamente. De modo que, este saludo sirve para animarse los peregrinos entre sí en el Camino, diciendo que el final se está acercando y llegarán a Santiago. También leí que unos dicen que antes se decía "ultreia, suseia, Santiago", como diciendo "ánimo, que más allá, más arriba está Santiago", lo que también quiere comunicar el mismo sentido.

 Me parece que este tipo de ánimo en los siglos pasados debería de ser muy importante para los peregrinos que hacían el Camino solos y muchos enfermos desde lugares muy lejanos con un sentido muy religioso. Durante las semanas o meses que uno podía pasar haciendo el Camino de Santiago, me imagino que era importante recordar por qué lo hacía y mantener la esperanza que iba a llegar. Así que, este tipo de saludo podía ayudar a mantener las fuerzas físicas y espirituales para seguir con el duro viaje.

 Me gusta mucho que siga la tradición de este saludo en el Camino de Santiago hasta hoy. Me parece bonito que haya un léxico de peregrinos que les unen unos con otros, de forma que se sienten parte de algo más grande que ellos como individuales, aunque son de partes del mundo muy distintas o hacen el Camino por razones muy variadas. Es como integrarse en cualquier cultura, hay que aprender las frases que hacen esa cultura una unidad especial y única. Estoy animada para implementar el saludo y ver qué efecto tiene en cuanto al ambiente del Camino cuando esté allí haciéndlo yo misma.

 ¡Ultrella!

 

La Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Madrid  http://www.demadridalcamino.org/2007/03/09/significado-ultreia/

Imagen: http://www.ultreia.cz/domain/ultreia/files/images/knihy/Susa_Ultreia_1.jpg